martes, 18 de diciembre de 2012

CÓMO ESCRIBIR UNA BIOGRAFÍA: LA ABUELA OLGA

Escribir una buena biografía exige un uso correcto de los pasados, de las perífrasis (dejar de estudiar, empezar a trabajar, seguir estudiando...) y de las fechas (en marzo, en 1990, el 4 de enero, etc.). Escribir la biografía de un personaje importante para nosotros puede dar como resultado textos maravillosos. Un ejemplo es la emocionante biografía de la Abuela Olga, escrita por nuestra compañera Albena.

OLGA

Olga nació en 1923. Con 16 años se quedó semihuérfana. Desde entonces ayudaba a su padre en los cuidados de su hermana pequeña y paralelamente estudiaba en el Instituto de Idiomas. Aprendió francés, ruso y latín.

Se casó en 1943. Tuvo dos hijas. Dedicó toda su vida a su trabajo y a su familia.

Las rosas de Bulgaria, famosas en todo el mundo
Olga fue una mujer inteligente con carácter fuerte y alma cariñosa. La delicadeza en la relación con las personas la convertía en una buena amiga, que siempre tenía tiempo para escuchar y aconsejar a los demás.

Se quedó viuda poco antes de jubilarse. En el mismo año se murió su padre. Un par de años antes su hermana había perdido la batalla contra una enfermedad grave. Pero los golpes duros no cambiaron su teoría de la vida, que decía: “¡Después de lo malo siempre viene algo bueno, si no nuestros corazones no aguantarían!”

Empezó a plantar flores, verduras y frutas en su jardín. Tres veces a la semana cogía el tren, viajaba hasta la capital para cuidar a sus bisnietas y por la noche volvía a su casa.

En 2001 se trasladó a Sofía. Echaba de menos su casa y su jardín, pero estaba más cerca de sus hijas, nietos y bisnietas. Hizo nuevas amistades. Las vecinas, mucho más jóvenes que ella, cada día tomaban café o té en su salón, hablando durante horas. Todas la llamaban Abuela Olga. 

Abuela Olga nunca paró de estudiar y aprender cosas nuevas. Leía los periódicos, seguía con atención las noticias y se esforzaba por entender cómo funciona “el fantasma”, llamado Internet.

Con 80 años empezó a estudiar español por su cuenta mediante vocabularios y manuales de autoaprendizaje y consultando por teléfono con sus bisnietas, que ya vivían en España. En su mesita de noche, junto con los libros favoritos, guardaba un atlas mundial, donde había rodeado con lápiz la ciudad de Gandía, porque, como ella decía: “Tu casa es ahí donde te sientes feliz. Y yo me siento feliz ahí donde están mis queridos.”

Abuela Olga murió en 2011. Dejó en herencia unas frases y consejos inolvidables, que sus familiares y amigos no paran de repetir en diferentes ocasiones, acordándose de ella siempre con una sonrisa.

3 comentarios:

  1. ¡Que guai!¿Amparo quién ha escrito este texto? me encanta!Una mujer que vivió en dos paises, pero en su corazon está otro... especial.
    Hristina Petrova

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Hristina! Me alegra saber de ti y ver que continúas siguiendo el blog. Este maravilloso texto lo ha escrito Albena, una compatriota tuya. Puedes leer más textos suyos y de otros compañeros de Intermedio 1 en el blog http://aprendermundo.blogspot.com.es/
      ¿Qué tal te va todo? ¿Sigues estudiando? Un abrazo fuerte y mucha suerte
      Amparo

      Eliminar
  2. Hola, como están? Les cuento, estoy haciendo unas practicas en un geriátrico, y mi usuario es un abuelo llamado Antonio, el siente que con su historia de vida, sobre todo con su alcoholismo y algunas adicciones puede ayudar a salir a otros... La verdad, soy un queso escribiendo, necesito saber si pueden ayudarme a contar su historia, tengo muchos datos y frases que el usa, pero no se como armarlo. Les dejo mi correo por si hay alguien que ame escribir.. Cristinavera31@outlook.com saludos!

    ResponderEliminar