viernes, 10 de diciembre de 2010

UN TESTAMENTO SIN SIGNOS DE PUNTUACIÓN... ¡QUÉ LÍO!


Esta historia demuestra la gran importancia de los signos de puntuación, que pueden cambiar totalmente el significado de un texto: 

Imagen de Internet
Se cuenta que un señor, por ignorancia o malicia, dejó al morir el siguiente testamento sin signos de puntuación: 

«Dejo mis bienes a mi sobrino Juan no a mi hermano Luis tampoco jamás se pagará la cuenta al sastre nunca de ningún modo para los jesuitas todo lo dicho es mi deseo».

¿CÓMO INTERPRETAR ESTE CONFUSO TESTAMENTO?


El juez encargado de resolver reunió a los posibles herederos, es decir, al sobrino Juan, al hermano Luis, al sastre y a los jesuitas. Les entregó una copia del confuso testamento para que le ayudaran a resolver el dilema. Al día siguiente, cada heredero aportó al juez una copia del testamento con signos de puntuación.

- Juan, el sobrino:
«Dejo mis bienes a mi sobrino Juan. No a mi hermano Luis. Tampoco, jamás, se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo».

- Luis, el hermano:
«¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¡A mi hermano Luis!. Tampoco, jamás, se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo».

- El sastre:
«¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco, jamás. Se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo».

- Los jesuitas:
«¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco, jamás. ¿Se pagará la cuenta al sastre? Nunca, de ningún modo. Para los jesuitas todo. Lo dicho es mi deseo».

- El juez todavía pudo añadir otra interpretación:
«¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco. Jamás se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo».


Así que el señor juez, ante la imposibilidad de nombrar heredero, tomó la siguiente decisión: «... por lo que no resultando herederos para esta herencia, yo, el Juez me incauto de ella en nombre del Estado y sin más que tratar queda terminado el asunto»
FIN



No dejéis de visitar este enlace, donde aparece esta historia y donde encontraréis más ejemplos divertidos de los líos que pueden organizarse por no usar bien los signos de puntuación.

9 comentarios:

  1. Muy bien!, recuerdo la escuela :)

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que sea útil ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. jajaja que lioo XD ojala todo el mundo dejara un testamento asi, para que nadie se paliara por la herencia.

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, sería una buena forma de evitar que las familias se pelearan por culpa de las herencias...aunque mejor escribir con buena ortografía para evitar líos
    ¡Gracias por tu comentario y un saludo!

    ResponderEliminar
  5. divertido, lo buscaba, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, me regresó a mi infancia aún después de 30 años, gracias.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno la verdad, más por la moraleja de darle el correcto uso de los signos de puntuación, son la base primordial para la redacción de un párrafo de cualquier indole.

    ResponderEliminar
  8. Este es un excelente ejercicio para crear conciencia a mis estudiantes de la importancia del correcto uso de los signos de puntuación. ¡Muchas gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar