miércoles, 3 de noviembre de 2010

MIGUEL HERNÁNDEZ: UN POETA COMPROMETIDO CON LA LIBERTAD

El pasado 30 de octubre se cumplió el centenario del nacimiento de uno de los más grandes poetas españoles: Miguel Hernández (1910-1942). Además de su importancia literaria y de su influencia en la poesía española de posguerra, este poeta tiene un significado histórico muy especial.

Se le ha llamado "el poeta del pueblo". Cuando decidió dedicarse a la poesía era un cabrero sin educación, pero a fuerza de voluntad y empeño llegó a ser capaz de escribir unos poemas inolvidables. Durante la Guerra Civil española (1936-1939), escribió libros como Viento del pueblo (1937) y El hombre acecha (1938), siempre en defensa de la libertad y de la justicia.

video

Al finalizar la guerra, Miguel Hernández fue hecho prisionero, encarcelado y condenado a muerte. Murió de tuberculosis en la cárcel, con 31 años, después de escribir en prisión los poemas que componen el libro Cancionero y romancero de ausencias. Uno de ellos son las emocionantes Nanas de la cebolla, dedicadas a su hijo, al que nunca volvió a ver.

Algunos de sus poemas han sido musicados por el cantautor español más conocido: Joan Manuel Serrat. En este vídeo podéis escuchar su versión del poema Para la libertad.

Y este es el poema: 

Para la libertad, sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas 

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.


Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado que retoño:
porque aún tengo la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario